Ningún objetivo. No penséis mal, no es que haya tirado la toalla, simplemente dirigí mis inquietudes hacia un modo de captar el entorno de manera distinta, sin ningún objetivo: Un simple agujero de medio milímetro en la tapa del cuerpo de my Sony Alpha 100 y un banco del parque para que durante 2 segundos dejara entrar la suficiente luz para que el sensor reaccionara. Este es el inquietante resultado, y se llama fotografía estenopéica (Pinhole).

Colección Fotografía Estenopéica.

Marzo 2012

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco − 3 =