Madrid intimida. Muchas almas, mucho caos, mucho ruido. Y eso me encanta.

Esta vez viajo a Madrid como algo más que un forastero turista. Mi intención es caminar por sus céntricas calles con un solo objetivo, literal y explícito: 12mm de focal para encuadrar y fotografiar esos rincones de Madrid que quieren decirme algo, algo que luego intentaré comprender en el procesado digital de la toma. Finalmente aquello que Madrid muestra con sensación y emoción y me ha dejado capturar, os lo muestro en una colección de fotografías que he querido tratar en blanco y negro, alto contraste y grano duro.

Lo he llamado Madrid en 12 milímetros:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

10 − 7 =