Seguro que te ha pasado. Vuelas tu dron disfrutando del vuelo, y de repente oyes un motor que al principio confundes con una moto, pero alzas la cabeza hacia el cielo y ves viniendo hacia ti una avioneta volando bajo.

Es entonces cuando la subida de adrenalina te genera una situación tan estresante que durante unos segundos te sientes bloqueado.

Después de respirar profundo, recuerdas cual es el procedimiento a seguir cuando te ves envuelto en una situación parecida.

Observa bien el entorno antes de volar tu dron

Hagamos un repaso rápido a la teoría de la normativa europea de drones. Recordad que existen los procedimientos operacionales, y se dividen en los procedimientos operacionales:

  • PREVIOS al vuelo,
  • DURANTE el vuelo, y los
  • POSTERIORES al vuelo.

En lo que respecta al procedimiento operacional previo a vuelo, todos los que somos operadores o pilotos tenemos que verificar ciertos componentes, empleando el concepto “MEUH”, es decir:

M – Meteorología, verificar que las condiciones ambientales y meteorológicas. Antes de iniciar la operación, y durante el periodo que dure el vuelo, son adecuadas y compatibles con los límites de nuestro dron.

E – Entorno, verificar que la operación se ajusta a la normativa, y ya sobre el terreno, debemos realizar una exploración, visual para detectar posibles obstáculos, presencia de personas no participantes en la operación o posibles interferencias electromagnéticas, etc.

U – UAS, el piloto a distancia debe comprobar que la aeronave no tripulada reúne las condiciones apropiadas para el vuelo.

H – Limitaciones humanas, verifico que me encuentro en condiciones óptimas para llevar a cabo la operación.

Pues bien, aún haciendo uso del procedimiento operacional previo al vuelo, y después de identificar que el ENTORNO es apropiado para alzar el vuelo, te puede ocurrir que durante el vuelo te encuentres con otra aeronave tripulada en tu zona de vuelo, una avioneta, un helicóptero o incluso un parapente.

Es el momento perfecto para repasar la teoría del procedimiento operacional durante el vuelo, y más concretamente de la OPERACIÓN NORMAL, es decir, aquella operación de carácter rutinario en la que no se prevé que vaya a ocurrir ninguna circunstancia que ponga en riesgo la seguridad del vuelo (piloto, UAS, entorno o personas), básicamente aquella en la que sales a volar el dron al campo por puro placer.

La técnica OODA

A pesar de que tu percepción del riesgo es mínimo, es esencial para el piloto ESTAR SIEMPRE ALERTA, concentrado en el pilotaje de la aeronave, sin distracciones, de ahí  que durante el vuelo del dron UAS debamos tener consciencia situacional, es decir, seamos capaces de percibir y comprender lo que ocurre en el entorno, y esto nos guíe en la toma de decisiones.

Teniendo en cuenta esta consciencia situacional, lo que tenemos que hacer si se nos acerca una aeronave tripulada (avioneta, helicóptero, etc…) es llevar a la práctica la técnica OODA, la cual consiste en que el piloto a distancia
es capaz de

 

Recordad esta técnica, es muy importante para actuar con rapidez y salir bien parado de una situación imprevista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

12 + 18 =